La disponibilidad de energías y combustibles en el mundo, ha cobrado gran importancia e interés en los últimos años.

Veracruz promueve en coordinación con el Gobierno de la República políticas públicas que incorporen gradualmente nuevas fuentes renovables de energía, que permita combinarse con el consumo de combustibles tradicionales, como el carbón y derivados de hidrocarburos como las gasolinas y el diesel.

Veracruz, genera energía térmica, hidráulica y nuclear, lo que ha valido ser líder e impulsor desde la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), de planes, plataformas y propuestas para que desde el Gobierno, se encausen proyectos con el objeto coordinar y ejecutar la investigación y desarrollo tecnológico para la producción de bioenergéticos, tales como el bioetanol y biodiesel.

Los Ingenios Azucareros en Veracruz, son ejemplo y vanguardia nacional en la modernización y aplicación tecnológica de nueva generación, como ya lo hacen algunos con la cogeneración de Energía Eléctrica a partir del bagazo residual de la caña.

Nuestro estado cuenta con un alto potencial en recursos naturales y tierras agrícolas disponibles, con microclimas y variada biodiversidad en diferentes regiones que permite el óptimo desarrollo de proyectos en materia de Bioenergía y energías renovables.

Veracruz requiere para satisfacer la demanda de proyectos agroindustriales de grupos empresariales como Etileno Siglo XXI, poco más de 120 mil hectáreas de caña de azúcar y sorgo dulce para trasformar etanol en polietileno.

El Programa Adelante, apoya a los productores para que desarrollen acciones para la siembra y producción sostenible de cultivos bioenergéticos, y con ello acelerar la transición hacia una Economía Verde con recursos eficientes y estilos de vida sostenibles.

Desde mi gobierno promuevo la investigación y desarrollo de proyectos agropecuarios y forestales, que amplíe la gama de Insumos que pueden ser utilizados para la producción de Biocombustibles y abastecer el mercado nacional e internacional de Bioenergéticos.

Con franco respeto a la soberanía alimentaria, se promueve la producción de cultivos como la yuca, caña de azúcar, sorgo, girasol y jatropha , lo que se traduce en una mejor calidad de vida de los productores, además de detonar economías en tierras ociosas.

En políticas de financiamiento el Fondo de Garantía Estatal para Bioenergéticos, apoya a productores, sociedades de producción rural y organizaciones productivas para que sus proyectos de biocultivos sean impulsados con líneas de créditos viables que sirvan para apalancar los financiamientos que signifiquen certeza y confianza para la aplicación de sus paquetes tecnológicos.